La Dra. Sandy Charles es la directora médica del Centro Cardiovascular Femenino de Novant Health en Charlotte. Es una apasionada defensora de la salud del corazón para todos, pero se centra especialmente en la salud del corazón de las mujeres.

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte entre las mujeres estadounidenses- un hecho que suele tomar a la gente por sorpresa. Muchos asumen erróneamente que el cáncer de seno es la primera causa de muerte. 

Pero las enfermedades del corazón matan a más mujeres que todas las formas de cáncer juntas. El cáncer de seno mata a 1 de cada 39 mujeres; las enfermedades del corazón matan a 1 de cada 5.  

Mi interés por la cardiología proviene de un lugar profundamente personal. De niña, vi a mi abuela sufrir una enfermedad cardiovascular. Tenía hipertensión y diabetes -dos grandes factores de riesgo- y su médico nunca le comunicó por qué estos factores de riesgo eran tan peligrosos si permanecían mal controlados. 

Falleció a una edad más temprana de lo que debería por una serie de complicaciones cardiovasculares. Ahora mi misión es proporcionar a la gente la mayor cantidad de información posible para empoderarla. Aquí hay algunas cosas sobre la salud del corazón que creo que todo el mundo debería saber. 

  • Alrededor del 80% de las enfermedades del corazón se pueden prevenir. Hay muchas cosas que están fuera de nuestro control, pero la salud del corazón está en su mayor parte bajo nuestro control. Incluso las pequeñas modificaciones en el estilo de vida pueden dar resultados significativos. 

  • Los síntomas de un ataque al corazón pueden ser diferentes para los hombres y las mujeres. Los hombres que sufren un infarto suelen presentar dolor en el pecho. Algunas mujeres también tienen dolor en el pecho, pero también pueden tener indigestión, fatiga o dificultad para respirar cuando sufren un infarto. 

  • El primer síntoma de una enfermedad cardíaca es a veces la muerte. Eso es lo que más asusta de las enfermedades del corazón. La muerte cardíaca súbita puede ser la primera manifestación de que algo va mal. A veces no hay una segunda oportunidad.

  • La presión arterial alta, el colesterol elevado y los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas son algunos de los factores de riesgo

  • La obesidad es otro de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardíacas. Por ello, es importante conocer su índice de masa corporal (IMC). Si es demasiado alto, tome medidas para reducirlo. 

  • La diabetes es un gran factor de riesgo. Se supone que los pacientes diagnosticados de diabetes ya tienen una acumulación de placa en el corazón. Y las mujeres con diabetes corren más riesgo de padecer enfermedades cardíacas que los hombres. 

Aunque las enfermedades del corazón son muy comunes e increíblemente serias, trato de hacer hincapié en las buenas noticias. Las personas tienen el poder dentro de sí mismas de cambiar, mejorar y mantener su salud cardíaca.

¿Qué puede hacer?

  • Sea su propia defensora. Las enfermedades cardíacas pueden no tratarse o tratarse poco en las mujeres, y creo que a veces puede haber un prejuicio subyacente. Los médicos pueden no sospechar que se puede tener una enfermedad cardíaca si es joven y “se ve" sano. 

Animo a las mujeres a que aboguen por sí mismas. Insistan de verdad. Han acudido a mí para pedir una segunda opinión mujeres que tienen síntomas poco comunes de una enfermedad cardíaca y les han dicho que "probablemente sea sólo estrés". A algunas incluso les recetan medicamentos para el estrés. 

  • Presta atención a la nutrición. El simple hecho de conocer los alimentos que se introducen en el cuerpo es importante. Muchas de las bebidas azucaradas que consume la gente tienen incluso más azúcar de lo que imagina. Por ejemplo, un vaso de refresco de 20 onzas puede tener 65 gramos de azúcar, la misma cantidad de azúcar que más de una docena de galletas de chocolate (dependiendo de la galleta).

Los alimentos procesados y muchos de los alimentos de los restaurantes contienen grandes cantidades de sodio. Muchos de los sándwiches que compramos en los delis o en los lugares de comida rápida contienen, en una sola porción, más del límite de sal diario recomendado. Intente comer alimentos integrales, granos enteros, arroz integral, muchas verduras y frutas. 

  • Muévase. El ejercicio es increíblemente importante. Intente hacer al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. Cuando mis pacientes dicen que no tienen tiempo para hacerlo, siempre les digo: Nada es más importante que su salud. Si actualmente no hace ejercicio, empiece por algo pequeño. Dé una vuelta a la manzana. Camine en su sitio mientras atiende una llamada telefónica. Cualquier cosa es mejor que nada. 

  • Cuidar el cuerpo, la mente y el alma. La salud mental y emocional está relacionada con la salud del corazón. Vivimos en tiempos realmente estresantes, y las mujeres suelen llevar la capa de Superwoman y hacer demasiadas cosas a la vez. El COVID-19 ha empeorado mucho las cosas en ese sentido. Estos tiempos pueden hacernos sentir ansiosas, deprimidas, sin sueño. Todas estas cosas influyen en la salud del corazón. 

Cuando la gente está deprimida, puede beber más, y eso es peligroso para la salud del corazón.  Reducir el consumo de alcohol puede mejorar la salud en general. 

  • Si tiene algún síntoma cardíaco, reciba tratamiento. Demasiada gente tiene miedo de buscar atención médica ahora -a causa del COVID-19- incluso cuando tienen síntomas. En los últimos meses, el número de personas que acuden al hospital con ataques cardíacos ha disminuido mucho. Por tanto, cada vez hay más personas que sufren y mueren de infartos en casa en lugar de buscar ayuda. Conclusión: No tenga miedo de buscar atención médica si presenta síntomas preocupantes. ¡Cuanto antes busque atención, mejor! 

Nadie es inmune a las enfermedades del corazón. Pero se puede reducir el riesgo de padecerlas. Incluso es posible revertir los daños ya producidos tomando el control de su salud. Coma alimentos integrales, haga ejercicio y hágase revisiones rutinarias. Le hará bien a su corazón y a su cuerpo.

¿Busca un médico que hable español? Es fácil.

Actúe ahora