Hay una pregunta común que se hace a medida que los habitantes de Carolina del Norte se suben las mangas en la lucha contra el COVID-19: "¿Qué vacuna voy a recibir?".

Dr. David Priest
Dr. David Priest

La curiosidad es natural, pero los expertos animan a no hacer demasiado énfasis en ella. En su lugar, deberíamos enfocarnos en vacunarnos en primer lugar, dijo el Dr. David Priest, vicepresidente senior y director de seguridad y calidad de Novant Health.

"Recordemos que la vacuna contra la influenza tiene una eficacia del 35% al 55%. Por lo tanto, el hecho de que tengamos tres vacunas para el COVID-19 que tienen una tasa de eficacia del 82% o más contra las complicaciones más graves es una noticia increíblemente buena", dijo Priest.

En este momento, los pacientes de Novant Health no sabrán por adelantado qué vacuna recibirán. El suministro limitado de las tres vacunas significa que no es posible que los pacientes elijan la marca de la vacuna que desean recibir en un día u hora determinados. Dicho esto, todos los pacientes son informados de cuál se les administrará en su cita y del número de dosis que serán necesarias.

Los números no son 'manzanas a manzanas'

Las vacunas de Moderna, Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson (Janssen) varían ligeramente en cuanto a su eficacia, pero esto es lo esencial: todas las vacunas son muy eficaces para prevenir la hospitalización por COVID-19 o algo peor, dijo Priest. La diferencia en su rendimiento no es lo más importante, añadió.

"Johnson & Johnson tiene una eficacia ligeramente inferior, pero recordarán que se probó y salió al mercado más tarde que las otras vacunas COVID-19", dijo Priest. "Hubo variantes en todo el mundo que no necesariamente existían cuando los dos primeros fabricantes empezaron a distribuirlas, por lo que la diferencia real de eficacia puede ser menor de lo que sugieren esas cifras. Es importante recordar. ”

Dr. Jerome Williams Jr.
Dr. Jerome Williams Jr.

El Dr. Jerome Williams Jr., vicepresidente senior de compromiso con el consumidor de Novant Health, dijo que también vale la pena señalar que las vacunas no se compararon entre sí en los ensayos clínicos.

"Realmente no se puede extraer un punto de datos en relación con la eficacia a otro ensayo, porque no es comparar manzanas a manzanas", dijo Williams. "El punto para tener en cuenta es que todos debemos vacunarnos sin importar la vacuna".

Priest también recomendó que todo el mundo se pusiera la vacuna anual contra la influenza. Recuerde que lo importante no es la eficacia. Es el número de personas que optan por recibirla.

Vacunarse es lo más importante

Aunque la eficacia de una vacuna es importante, lo que es igualmente importante, "y en muchos casos, incluso más importante", es el número de personas que la reciben, dijo Priest. Si un pequeño número de personas recibe una vacuna muy eficaz, no va a hacer diferencia en la progresión de la enfermedad en una comunidad. Pero si todas las personas se vacunan, se produciría "una enorme diferencia en la carga de la enfermedad".

"Lo más importante es que un número suficiente de personas reciba la vacuna del COVID-19. Yo no me andaría con rodeos sobre qué producto se va a poner", dijo Priest. "Si tiene la oportunidad, póngase una".

Teniendo esto en cuenta, hay nuevos consejos sobre cómo las personas totalmente vacunadas pueden interactuar de forma segura con los demás. Se trata del primer conjunto de directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades para este grupo de personas. Dado que la vacuna aún no está disponible para todo el mundo, la mayoría de las personas deben seguir usando mascarillas, estar socialmente distantes y lavarse las manos.

¿Busca un médico que hable español? Es fácil.

Actúe ahora