¡Bienvenido a Novant Health! Buscar

Noticias

 
     

Centro de cuidado urgente o sala de emergencias

Oct 02 2018



Qué hacer cuando su hijo está enfermo después de horas hábiles


Cuando su hijo no se siente bien y el consultorio del pediatra está cerrado, debe tomar una decisión: ¿Puede esperar hasta mañana por la mañana o alguien debe revisar a mi hijo de inmediato?

La Dra. Kym Selden, pediatra en Novant Health Pediatrics Lake Norman, dice que la respuesta no es siempre clara. No obstante, algunos consejos generales pueden ayudarle a tomar una decisión.

El centro de cuidado urgente puede ser suficiente

Afortunadamente, la mayoría de los casos no justifican un viaje a la sala de emergencias. “Si su hijo no experimenta síntomas graves o que ponen en riesgo la vida, posiblemente el centro de cuidado urgente sea la mejor opción,” manifestó Selden. “Una buena regla general es que si se trata de algo por lo que llevaría a su hijo al pediatra durante el horario normal diurno, y no puede esperar hasta el día siguiente, el centro pediátrico de cuidado urgente es el lugar adecuado para buscar atención.”

Los centros de cuidado urgente ofrecen una alternativa más económica que la sala de emergencias para heridas y enfermedades que no requieren llamar al 911. Novant Health tiene dos centros pediátricos de cuidado urgente en el área de Charlotte, uno en 445 S. Kings Drive en Midtown y otro en 8450 Park Road en el vecindario Quail Hollow. Ambos ofrecen atención medica en las tardes y durante el fin de semana.

“Durante las visitas por enfermedad, les informo a los padres de los síntomas de advertencia que deben tener en cuenta para que sepan lo que deben hacer si más adelante sucede ‘X’, ‘Y’ o ‘Z’,” agregó Selden. “Es una ayuda si hay un plan en caso de que los síntomas del niño cambian o empeoran.”

Cuando la sala de emergencias es la decisión correcta

“Si su hijo no respira, tiene un dolor intenso o no responde, llame de inmediato al 911,” informó Selden.

Debe prestar atención a otros signos de advertencia, manifestó Selden, que requieren atención médica de emergencia. Dichos signos incluyen uno o más de los siguientes:

  • Respiración que le cuesta trabajo al niño o está acelerada, o si el niño tiene dificultad para respirar.
  • Vómitos graves o persistentes, o si vomita sangre (vómito rojo o marrón) o bilis (vómito verde).
  • Sangrado que no se detiene después de 10 minutos de presión directa.
  • Dolor que no se alivia con medicamentos de venta libre.
  • Desmayos, pérdida del conocimiento o una convulsión.
  • Confusión o vómitos después de una herida de la cabeza.

En cuanto a la fiebre, la respuesta no es la misma para todos. Si un bebé menor de tres meses de edad tiene fiebre de 100.4 ºF o más, se considera una emergencia, pero es menos preocupante en el caso de bebés mayores y niños. En el caso de que le preocupe que la fiebre pueda ser parte de una enfermedad más grave (por ejemplo, asociada con dolor de cabeza, sarpullido, tos considerable, dolor de garganta, vómitos, etc.), deberá buscar atención médica.

“Confíe en su instinto,” agrega Selden. “Si cree que su hijo necesita que un médico lo vea de inmediato, no lo dude.”

El departamento de emergencias pediátricas de Novant Health Hemby Children’s Hospital provee personal de médicos certificados en medicina de emergencia pediátrica a toda hora para atender las enfermedades y heridas más graves.

Tranquilidad

En ocasiones, puede ser difícil saber cuándo debe llevar a su hijo a la sala de emergencias, y por ese motivo Novant Health tiene una línea telefónica de atención de enfermería las 24 horas para ayudarle a decidir lo que debe hacer. Si el consultorio del pediatra no está disponible, Selden sugiere que los padres llamen a la línea Care Connections de Novant Health para determinar qué acción deben tomar para su hijo. La línea Care Connections también presta sus servicios a los adultos.

Care Connections funciona como una extensión de las clínicas de atención primaria de Novant Health, brindando apoyo durante el día y después de horas, que le permite hablar por teléfono con un enfermero, gratuitamente. Después de describir los síntomas y antecedentes de su hijo, un miembro del personal de enfermería le ayudará a decidir la mejor acción a tomar.

“Pase lo que pase, siempre habrá alguien disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año para ayudarle,” dijo Selden. “Aunque le de miedo tener un niño enfermo, sepa que estamos preparados para brindarle apoyo cuando su hijo esté enfermo después de las horas laborales.”